Una vez más, la prohibición…

viernes, julio 30, 2010

Artículo publicado en El Mundo el 30 de julio de 2010

Ayer se consumó, finalmente, la amenaza que pesaba sobre la actividad taurina en Cataluña desde hace unos meses. El parlamento de Cataluña ha decidido instar la prohibición de las corridas de toros en su territorio a partir del 2012 incluído. Nada extraño en estos tiempos en esa tierra en la que, al menos en el ámbito político y desde hace algún tiempo ya, reina la cultura de la intolerancia. Una tierra donde algunos partidos ya no abordan los problemas desde el prisma de la necesidad común, sino desde un firme y permanente deseo de imponer la exigencia particular.

Visto como aficionado práctico que soy, me produce una profunda tristeza la imposición queMorante se me hace de un veto en Cataluña para practicar libremente lo que considero que es el espectáculo más singular de toda la Tierra: bailar a muerte con un toro bravo en una plaza. Ya han tenido oportunidad de leer en estas mismas páginas mis argumentos a favor de la Fiesta Universal en que hoy se ha convertido el arte de torear y no voy a profundizar más en esos argumentos. Simplemente quiero dejar claro que lidiar un toro en una plaza según las directrices que marcan los reglamentos taurinos en vigor, constituye una expresión artística, cultural, centenaria y mítica. Una actividad artística que se practica habitual y libremente en España, Francia, Portugal, Méjico, Colombia, Venezuela, Perú y Ecuador. Esporádicamente se practica también en otros países.

Como ciudadano con vocación e inquietudes políticas que también soy, me da más tristeza aún, si cabe, la imposición de semejante prohibición y la forma en que se ha llevado a cabo. En primer lugar, me llama poderosamente la atención un aspecto formal de la votación de ayer: los socialistas daban libertad de voto a sus diputados para que votasen en conciencia. Curioso, pero no seré yo el que critique ese punto, cuando soy un firme defensor de la responsabilidad individual de los diputados en asuntos de conciencia. No señor; lo que me asombra, y mucho, es que, muy poco tiempo antes, ¡los socialistas exigían unidad de voto en la “Ley del Aborto”! Me parece increíble que en un asunto de tan profunda trascendencia moral se exija disciplina de voto, para dejar luego libertad de conciencia en un asunto de importancia menor; al menos desde el punto de vista moral. Si no fuera por que el señor Montilla, al que todos creemos a pies juntillas, nos ha dicho otra cosa, pensaríamos que estamos ante una maniobra calculada para alcanzar la situación que, finalmente, se ha alcanzado. Gracias a la excusa no pedida del señor Montilla, nos quedamos mucho más tranquilos…

En segundo lugar, me produce un malestar urticante la prohibición. El hecho de que se Un aborto de 8 semanastrate de una afición supuestamente minoritaria, no justifica, en absoluto, el veto a su celebración. Si fuera así, ¿qué deberíamos hacer entonces con la filatelia?, por ejemplo. Si eso fuera cierto, sería mucho más inteligente el dejar morir por su propia incapacidad de regeneración a la Fiesta de los toros. Tampoco se tiene en pie, para justificar la prohibición, la tan manida referencia al sufrimiento animal. Una vez más, y aunque levante muchas ampollas, debo decir que me parece impresentable que, el mismo que defiende que un niño en el seno materno pueda ser troceado y muerto, me diga que le da mucha pena ver morir a un toro a manos de un torero armado solo con un estoque y una muleta. Me parece un acto de cinismo supremo. Puedo respetar y entender que el espectáculo taurino hiera la sensibilidad de mucha gente, pero no la de aquellos que defienden la barbarie del aborto.

Como hombre de leyes que soy, la extrañeza que me produce la prohibición, alcanza ya el grado sumo. Primero porque, como ya ocurrió con el asunto del Estatuto, se maneja el tema de la “soberanía catalana” o la “voluntad del pueblo de Cataluña” con una ligereza pasmosa. Para dejar el asunto claro desde el principio, hay que decir que el único titular de la “soberanía popular” es pueblo español en su conjunto, al que Montillapertenecen de forma indisoluble todos los catalanes. Esto, lo dice la Constitución. Si la quieren cambiar, me parece muy bien que lo hagan, pero siguiendo las normas que nos hemos dado entre todos. En puridad, lo que decide el parlamento de Cataluña –todo- lo hace de forma delegada y no puede tomar, en solitario, decisión alguna que contravenga esa delegación. Por bajar la pelota al suelo y hacerme entender, diré que el parlamento de Cataluña tiene la capacidad de regular el espectáculo taurino –como puede regular también aspectos relativos a la sanidad- pero no tiene competencia para prohibirlo –como tampoco tiene competencia para prohibir la sanidad. Esto es lo que se desprende de la lectura artículo 149.1.28  de nuestra Constitución, donde se dice que “el Estado tiene competencia exclusiva sobre las siguientes materias: (…) La defensa del patrimonio cultural, artístico y monumental español contra la (…) expoliación; (…), sin perjuicio de su gestión por parte de las Comunidades Autónomas.

2. Sin perjuicio de las competencias que podrán asumir las Comunidades Autónomas, el Estado considerará el servicio de la cultura como deber y atribución esencial y facilitará la comunicación cultural entre las Comunidades Autónomas, de acuerdo con ellas.”

Si uno continua leyendo la Constitución de la Concordia, no sale fácilmente del asombro. Dice el artículo 46: “Los poderes públicos garantizarán la conservación y promoverán el enriquecimiento del patrimonio histórico, cultural y artístico de los pueblos de España y de los bienes que lo integran, cualquiera que sea su régimen jurídico y su titularidad. La Ley penal sancionará los atentados contra este patrimonio.” La verdad es que no hace falta ser un genio para interpretar rectamente este texto. Como tampoco hace falta ser Tomás Moro para saber que lo que dice el artículo 44. 1,  “Los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho” es plenamente aplicable a la Fiesta de los toros.

Son muchos los artículos de nuestra Constitución que podría traerles hasta estas páginas para poner de manifiesto la ilegalidad de la medida votada ayer en el parlamento de Cataluña, pero no es el momento ni el lugar. Se abre ahora una larga batalla jurídica en la que algunos volverán a oficiar como víctimas. Nada más lejos de la realidad. La única víctima en este caso es la libertad. El único asesino, una vez más, el integrismo nacionalista intolerante.

Jefe-Rey-Toros

45 respuestas a “Una vez más, la prohibición…”

  1. Que facil es quedar bien siempre comparandolo todo con el aborto. El aborto no mata a ningun niño, porque aun no ha nacido, es un feto sin conocimiento y queno sufre, solo sufre la madre, que ha elegido libremente abortar, ya que si no quiere el niño mejor que no nazca a que lo abandone o lo maltrate……en canvio en los toros si se mata a un ser vivo que siente y padece, se le tortura hasta la muerte por el divertimiento de ciertas personas que encuentran que ver sufrir un animal es un deporte nacional. Yo aunque no fuera catalana tampoco querria que existieran los toros, es una verguenza, nadie le pide al toro si quiere estar ahi, se le impone, que yo sepa un deporte es algo que se practica libremente y no acaba muriendo nadie, Tradicion…..tambien antes era tradicion cortar las manos a los ladrones o colgar a los asesinos en la plaza mayor……si hay que ser primitivos seamoslo del todo.
    Yo entiendo por enriquecimiento cutural y artistico los monumentos, las obras de arte, bailes tipicos, comidas tipicas….cosas que verdaderamente enriquecen nuestra cultura……si torturar un animal hasta matarlo enriquece nuestra cultura…….mejor apaga y vamonos….

  2. Ante el desorden que exhibe en su esquema de valores , no hay nada que decir. Un saludo y gracias por su participación.

  3. Es usted, simplemente, un enfermo que disfruta del sufrimiento de otros.

    Y eso de comparar el HORRENDO acto de matar toros en publico con el aborto…mi consejo es que se realize una trepanacion y deje de pensar tanta idiotez.

  4. Descalificación e intolerancia… como siempre… Da risa, de verdad. Un saludo y gracias por su participación. Es muy ilustrativa.

  5. Desde Barcelona, Gracias Adolfo!!!

  6. Sr. Suarez Illana,
    Todo lo que comenta es interesantísimo, basado en sus conocimientos exhaustivos del derecho español. Lo que veo es que : 1- los toros están incomprensiblemente en el Ministerio del Interior por lo que no se considera oficialmente cultura o arte, lo que ello conlleva que juridicamente los antitaurinos se escuden en esto. Por ello el primer paso sería inscribir de una vez por todas oficialmente los toros en el ministerio de cultura y promover ser declarado en España “Bien artístico cultural” , y antes del 2012 para poder alegar algo en contra de la medida catalana.

  7. Aun estando de acuerdo con usted respecto a la pertenencia al Ministerio de Cultura, el que esté en estos momentos en Interior, no le quita un ápice a la esencia artística del Toreo. Un saludo y gracias por su participación.

  8. Los toreros son unos asesinos, si matan a un animal matan perfectamente a una persona, que barbarie cometen con los pobres animales!!

  9. ¡Tremenda deducción! Tolerancia, respeto y… precisión. Increíble.

  10. Adolfo, muchas gracias. Te recomiendo el siguiente artículo sobre el posible recurso al Tribunal Constitucional. De lo mejor y más completo.

    http://lostorosenelsigloxxi.blogspot.com/2010/07/la-constitucion-y-los-toros_30.html

  11. SR. Silvia, el 30 Julio 2010 a las 16:18 dijo:
    ¨Yo entiendo por enriquecimiento cutural y artistico los monumentos, las obras de arte, bailes tipicos, comidas tipicas¨
    Yo digo
    Sus comidas tipicas incluyen animales muertos sacrificados para satisfacerlo a usted y los abortos son niños que ya tienen conocimiento, oyen, piensan, se mueven y si tienen vida y si hay vida hay que matar para abortar.
    Jorge

  12. En cuanto al comentario de Gaby: Por supuesto creer que el aborto es algo menos cruel que el matar a un toro , usted si que necesita mirarse el cerebro. Y por supuesto , sois todos los antituarinos muy muy sensibles, por eso os encanta insultar y sobre todo rencorosos… claro claro, qué sensibilidad la vuestra para con un animal pero para el projimo o para un feto , que para mi si es un ser humano y siente, se lo has preguntado al feto? es decir podeis estar en la mente de un animal pero no en la de un feto, que respira y tiene vida, que escala de valores., Por cierto para los animalistas, es mucho mas bonito y sensible el tener pajaros en jaulas, y tener un perrito del tamaño de una ratita, con una camisita de punto y un collar en el cuello, para aca y para alli, alguien le ha preguntado a ese perro si le gusta vivir asi? quiza le gustaria vivir y morir como un toro bravo y no aguantar las memeces de sensibleros hipocritas

  13. Durante muchos años he sido una gran aficionada a los toros. No es que ahora no lo sea, pero reconozco que he perdido un poco ese interés por diversos motivos. Aunque parezca una incongruencia, también soy una gran amante de los animales y dedico gran parte de mi tiempo y mi dinero a la atención, acogida y adopción de animales abandonados. Me da una pena tremenda que ambos “bandos” tengan que recurrir a insultos para defender sus posturas. Creo que todos tienen parte de razón y lo que prima realmente es el desconocimiento de ambos sectores (taurinos y antitaurinos) por parte de su “contrincante”, lo que lleva a emitir opiniones que no se sustentan en la realidad. Se me ocurren muchas formas mejores de defender una y otra postura, pero es dificil que se escuche a una voz que se encuentra “entre dos aguas” y por tanto puede ser atacada por ambos lados.
    Ojalá todo se solucione de la forma más civilizada posible y no tengamos que ver más reacciones inapropiadas por parte de todos.

  14. De acuerdo contigo Adolfo en que hay diferentes varas de medir. Lo más triste de todo esto es que lo que motiva la prohibición, por más que lo disfracen, es la política de Cataluña de ir cargándose cualquier cosa que le una con el resto de España.

    Las competencias que la Constitución da a las Comunidades Autónomas, en el caso de Cataluña, se les quedan, en opinión de los políticos catalanes, tan pequeñas, que tienen que aumentarlas como sea, aunque este “como sea” huela a anticonstitucionalidad total y apeste a nacionalismo.

    Soy aficionada a los toros, me gustan por muchos motivos que podría enumerar y argumentar largamente, y aseguro a todos los antitaurinos, que ninguno de esos motivos encierra el placer en el maltrato del toro, la crueldad con los animales en general y con el toro en particular, ni una sangrienta visión del arte.

    Arriba he leído comentarios que son muy representativos de muchas de las opiniones antitaurinas. Curiosamente, la misma intolerancia y las mismas barbaridades, como comparar al torero con un asesino al mismo tiempo que se elogia la libertad de una madre de matar a su hijo, según la comentarista el toro sufre y, sin embargo, el feto ni siente ni padece, me pregunto cómo puede saber lo uno y lo otro con tanta precisión.

    Parten de premisas falsas para cargarse algo tan español como las corridas de toros, para desmarcarse no del maltrato animal, si lo hubiere, sino de España. La pena es que muchos les han creído y creen que tienen una sensibilidad que ni la tienen, ni la conocen, ni se les espera…

  15. El dolor que te causa la sana prohibición de la tauromaquia en Cataluña te convierte en un ser absolutamente ajeno a la realidad y la sensibilidad humana más elemental.

    Sería justo que te limaran las orejas y te clavaran unas banderilas en la espalda, te marearan como a un cojudo dando vueltas y vueltas, y para sentir el mayor placer te clavaran una estocada en el culo.

    Si eres tal locuaz para escribir tanta tontería, te invito a escribir de reciprocidad,. Tu y el toro, bajo las mismas condiciones y con el mismo trato. Que te parece warro.

  16. María Rodriguez Palomar, eres simplemente una bestia. Si fueras muda y no pudieras expresar con palabras tu dolor, acaso no lo sentirias si te clavaran unas banderillas en la espalda ?. No puede ser que haya gente tan salvaje, pero menos increible, que sea una mujer quien opine de la forma tan alucinante como tu lo haces. No se si seas española, pero debieran cortarte la lengua, y así probarías si duele o no.

  17. Publico los dos mensajes de este sujeto llamado Beto Pejovés Macedo para que, a pesar de las muestras que da de falta de cultura y educación, se pueda comprobar cuál es el tono de los comentarios antitaurinos que no publico. Ocurre casi siempre: los intolerantes son grandes ignorantes y cobardes. Les produce horror la verdad y la libertad.

  18. Los toreros y los ganaderos están que trinan porque se les va el negocio, los toros no es la fiesta Nacional, quien dice eso? yo no me siento representada, viva la libertad, pero la de los animales también, dejen de ser cromañones, respeto, las corridas de toros son una salvajada se mire por donde se mire , lo de Cataluña y Canarias sólo es el principio, los antitaurinos están muy bien organizados, ya veréis que con el tiempo se erradicará esta lacra!!

  19. Estimada Antitaurina:

    Como es muy frecuente en su ámbito, hay más odio, visceralidad e insultos que información y rigor. Sin mucha esperanza de poder cambiar eso, le digo lo siguiente para que tenga claro el asunto de Canarias, que no tiene nada que ver con el de Cataluña.

    Ninguna ley prohíbe dar toros en las Islas Canarias. Las mentiras, por mucho que se repitan, no son verdad, y menos en el ámbito legal. Por mucho que los abolicionistas y numerosos medios de comunicación incidan en que Cataluña es la segunda región que las ha prohibido, la decisión del Parlamento Calatán es la primera que, en este aspecto, tiene lugar en nuestro país.

    La ley de protección de Animales de Canarias no prohíbe las corridas de toros. Ha sido el propio Lorenzo Olarte Cullen, presidente del Gobierno canario en 1991, cuando se aprobó el texto legal, quien ha salido al paso para desenmascarar la reiterada mentira de los antitaurinos.

    El propio Olarte ha asegurado que la Ley de Protección de los Animales tenía “y tiene” como objetivo la protección de los animales “domésticos y de compañía”, entre los que, en ningún caso, se encuentra el toro bravo, al que no se hace alusión alguna en todo el texto legal.

    El ex-presidente autonómico aseguró, en declaraciones a Canarias Radio La Autonómica que “El toro no es un animal de compañía ni un toro bravo. No creo que nadie tenga un toro bravo para que lo acompañe en su casa, ni va al campo a ordeñar una vaca brava”.

    La clave está en la interpretación del artículo 5 de la Ley 8/1991 de Protección de los animales. Textualmente, el artículo reconoce que “Se prohíbe la utilización de animales en peleas, fiestas, espectáculos y otras actividades que conlleven maltrato, crueldad o sufrimiento.”

    Sin embargo, los antitaurinos y quienes se basan en estos argumentos, obvian hacer referencia a los dos primeros artículos de la Ley, que son bastante claros. El artículo 1 especifica que “la presente Ley tiene por objeto establecer normas para la protección de los animales domésticos y, en particular, la regulación específica de los animales de compañía en el ámbito territorial de la Comunidad Autónoma de Canarias”.

    Y, por si quedaba poco, aclara y define el concepto de animal doméstico en el artículo 2: “Se entiende por animales domésticos, a los efectos de esta Ley, aquellos que dependen de la mano del hombre para su subsistencia. Son animales de compañía todos aquellos domésticos que, mantenidos igualmente por el hombre, los alberga principalmente en su hogar, sin intención lucrativa alguna”.

    El profesor de Derecho Administrativo de la Universidad de Salamanca, Dionisio Fernández de Gatta, especifica en su artículo ¿Están verdaderamente prohibidas las corridas de toros en las islas Canarias? que “el régimen jurídico establecido en la Ley se aplica única y exclusivamente a los animales referidos, y que cualesquiera otros animales no incluidos en ambas categorías no están sujetos a ése régimen jurídico ni a las prescripciones de la propia Ley, ya que de otra forma se burlaría el principio de seguridad jurídica, y se eliminaría el derecho de defensa de los ciudadanos”.

    Pese a la ambigüedad del artículo 5 (en el que habla de animales), el profesor Fernández de Gatta aclara que “para respetar el principio de seguridad jurídica, tal prohibición únicamente puede aplicarse a los animales incluidos en el ámbito de aplicación de la Ley (es decir, únicamente a los domésticos y de compañía), y no a otros. De haber querido el legislador canario aplicar el régimen legal a otros animales, así debería haberlo prescrito a definir su objeto y ámbito. Es más, este régimen jurídico, a lo largo del texto, se aplica (y así se señala reiteradamente en la Ley) exclusivamente a los referidos animales domésticos y de compañía; y lo mismo ocurre con el Reglamento de desarrollo, aprobado por Decreto 117/1995, de 11 de Mayo (BOC del 19)”.

    Para aclarar cualquier equívoco, el Profesor de Derecho establece una clara conclusión: “La Ley canaria de Protección de los Animales no prohíbe las corridas de toros ni otros festejos taurinos, ya que la misma no es de aplicación a los mismos, ni en su ámbito de aplicación se incluyen los toros bravos o de lidia”.

    Pero todavía hay más, ya que la jurisprudencia española en este ámbito ofrece varias Sentencias en las que no asume los toros bravos (y otros semejantes) como animales domésticos o de compañía:

    – Auto de la Audiencia Provincial de Valladolid nº 371/2008, de 10 de Noviembre
    Relativo a un supuesto delito de maltrato a animales domésticos, en relación con el que se estima que la domesticidad del animal no se da en el caso, al ser un toro bravo, ya que “por animal doméstico ha de entenderse el que, por su condición, se cría y vive en compañía del ser humano, pudiendo predicarse de él que no es bravío, ni fiero, ni silvestre, ni salvaje”, y que “un animal no adquiere la cualidad de doméstico por el simple hecho de que ‘se halle bajo control efectivo del de sus dueños o responsables’, interpretación que llevaría a atribuir tal condición, por ejemplo, a un león por el hecho de que sus dueños lo tuvieran encerrado (control efectivo) en una jaula”, abundando en que “la no domesticidad de un animal es una cuestión relacionada con las características del animal y no con el hecho de que viva en libertad o en cautividad”, y que “el animal en cuestión era un toro bravo de más de cuatro años de edad cuya peligrosidad resultaba evidente tanto por el potencial de daños que podía causar en razón de su tamaño y cornamenta, como por lo incontrolado de su embestida”.

    Finaliza desestimando el recurso y señalando que “resulta difícil -si no imposible- admitir…que ‘el toro’ (bravo) ‘encerrado en la dehesa durante uno o dos meses, observado, estudiado y analizado por los torneantes y sus responsables pierde su carácter bravío’, no pareciendo ocioso precisar el respecto que, si bien es cierto que la terminología o jerga taurina el comportamiento que se atribuye al toro Santo podría merecer el calificativo de ‘manso’, no lo es menos que, como es sabido, tal adjetivo tiene una significación muy concreta que se refiere exclusivamente al comportamiento del animal durante la lidia, sin que en modo alguno tal comportamiento permita equipararle a un animal doméstico”, y que “no cabe interpretar extensivamente la característica de domesticidad que el legislador utiliza para establecer el límite que ha considerado oportuno para tipificar el maltrato a los animales”.

    Un cordial saludo

  20. Me da pena, querido Adolfo, que siga habiendo gente con un punto de mira tan bajo, recurren al insulto provocado por el más absoluto desconocimiento de lo “que se cuece” dentro del mundo del toro……. Usted, una vez más, da muestra de lo que és: un buen aficionado y mejor persona. Un abrazo y mi admiración, D. Adolfo.

  21. ¡¡Adolfo, enhorabuena por el artículo!! Soy taurina y me da pena, muchísima pena lo que están haciendo en Cataluña. Un abrazo y hay que hacer algo, porque si empezamos prohibiendo, a ver donde acaba todo esto… Saludos.

  22. Enhorabuena D. Adolfo, en primer lugar por su articulo, que me ha parecido de lo mas acertado; y, en segundo lugar, por su temple y su serenidad ante los insultos y reprimendas de algun que otro lector.
    Como siempre, demostrando el tipo de clase que le caracteriza
    Un saludo desde tierras sevillanas.
    Pastor Vasco

  23. No entiendo las personas que defienden el ABORTO humano para complacer su deseo de prohibir los toros, es que estas personas no fuero concevidas como el resto de nosotros o es que estaban muertas hasta que salieron de vientre de sus madres? por que si no es asi, entonces hay que matar para ABORTAR.

  24. Dice que ante mi desorden no tiene nada que decir,supongo que eso me da la razon…….. y en cuanto a que para las comidas tambien se mata animales, ya lo se, dificilmente conseguiremos que todo el mu ndo sea vegetariano,,,pero no se hace un espectaculo publico donde la gente disfruta viendo como matan al animal y aplauden. Un feto de aun tres meses no es un niño y no siente ni padece.
    Cuando un toro embiste a un torero dejadlo que tambien acabe la faena, como hacen los toreros, y luego cortadle los huevos y una oreja……

  25. Una vez más, desorden, insultos y vocabulario soez que ponen de manifiesto su pobreza intelectual. Lo siento mucho… por usted. Un saludo

  26. Tenía un alto concepto de Ud. hasta que leí un artículo suyo en la revista Telva en pro de los toros. No soy taurina, pero porque Ud. los apoyara no iba a pensar diferente de usted, fue hasta que ví como comparaba a los antitaurinos como “los mismos que se manifiestan contra el aborto”. ¿Que cosntancia tiene usted para comparar ambas cosas? Soy católica, antitaurina y estoy absolutamente en contra del aborto. Esa falta de argumentos me ha decepcionado muchisimo de usted, a quienc omo ya he dicho me parecía un digno sucesor de su padre.

    Le digo que matar animales fuera del orden establecido (llamese “natural”) es un asesinato, el mismo que a cualquier otro ser vivo, igual que el aborto. Ellos matan para comer, es el ciclo natural: el toro mata a la cabra, la cabra mata la mosca, la mosca mata la hormiga, la hormiga… el ser humano mata el toro pero ¿por que sí? No, eso no es así.

    Espero que estos implemente amplie su visión pues como le digo no estoy encontra de su opinión sobre los toros, simplemente me parece una ofensa que se compare a la gente antitaurina con los que apoyan el aborto.

    Un saludo,
    Carolina,.

  27. Estimada Carolina:

    Con independencia del concepto que tenga usted de mi, está la realidad. Me explico. ERC está entre los promotores de la prohibición de las corridas de toros en Cataluña. Me imagino que, como todos, recordará la patética y chulesca intervención del señor Tardá ante un diputado del PNV, haciéndole ver que la “ciudadana de 16 años podía abortar con toda libertad sin tener siquiera que informar a sus padres”. Está grabado por las televisiones de toda España. No es invención mía. Con todo respeto a sus opiniones. Un saludo

  28. Prohibir los toros en cataluña para ellos ha sido un gesto de independencia, que pena!, no ha tenido nada que ver con los derechos de los animales, es algo politico y punto, hace poco vi unas fotos de ERC en la barrera, a mas de uno cuando las vio me imagino que le paso lo mismo, sus antecesores traicionandoles desde el pasado, que gracia!, todo lo que he estado leyendo http://politica.newsiana.com/toros-cataluña tiene mas que ver con una situacion politica increible, en pleno siglo XXI seguimos en la division, en lugar de la union de un pais, esto es solo el principio d euna serie de prohibiciones, seguro que la proxima es la venta de muñecas sevillanas o que prohiban celebrar la feria de abril de cataliña, saludos.

  29. No he insultado a nadie, no hace falta cuando se descalifican como personas solos, y la pobreza intelectual la tiene usted y los que piensan igual, solo hace falta ver que lo unico que les preocupa en este momento es que se sigan matando animales, que pena…..no tienen nada mejor que hacer???, algo constructivo???

  30. Soy animalista, antitaurina, antiabortista, católica y a pesar de todo ello creo que educada…así que después de leer la mayoría de los comentarios antitaurinos que se han publicado aquí y en otros lugares, ya no sé dónde ubicarme, aunque por razones obvias si trazara una línea no la cruzaría para “abrazar” a los taurinos, es lo único que tengo claro.
    No concibo el defender la vida de un animal y aplaudir la indefensión de un concebido no nacido y que todavía se encuentra en el claustro materno, que siempre he creido que debería ser el lugar más cálido y seguro del mundo, vivir dentro de tu propia madre…
    Soy voluntaria en un albergue de animales abandonados y allí a las “mamás” se las protege como a los perros ancianos, a los cachorros o a los que sufren algún tipo de deficiencia física…cómo puede ser que el ser humano no le despierte ese sentimiento a un animalista, si es nuestro pan de cada día?
    Tampoco entiendo el que se prohiban las corridas de toros y sin embargo dentro de ese mismo “pack” no se hayan incluido los correbous donde las vaquillas son objeto de mofa y agresiones físicas por la gente que supuestamente se divierte a su costa y el toro de fuego, al que atan por el cuello aprisionando su cabeza contra un palo de madera y le encienden dos bolas de fuego sobre sus cuernos, mientras le va cayendo ceniza y chispas dentro de los ojos hasta quedarse ciego…
    Tampoco entiendo cómo se ha logrado llevar a cabo esta iniciativa, mientras en este mismo país nuestro nos está costando Dios y ayuda terminar con la fiesta del Toro de Tordesillas (Valladolid).
    Me parece incongruente o, será que no hay un nombre para definir mi postura entonces…porque soy antitaurina y animalista pero sin embargo, no me identifico con nadie de los que han participado aquí.
    Intento entender la tristeza de los taurinos y en eso los antitaurinos podíamos hacer un ejercicio de empatía con ellos porque si la historia se hubiera escrito de otra forma, ahora mismo ellos estarían celebrando y nosotros desubicados y enfadados. No creo que cueste tanto ponerse en su lugar.
    Tengo amigos taurinos a quienes quiero y comparten conmigo su tristeza por tener que ir a otra Comunidad Autónoma a ver una corrida de toros. No me cuesta tanto entender eso. Que no entiendo el que disfruten viendo sangrar a un animal hasta la muerte? pues no, no lo entiendo y nunca lo voy a entender, pero para mi ser antitaurino es estar en contra del espectáculo, pero no de las personas porque entonces con qué cara defiendo yo el derecho a la vida de un animal para mi indefenso si desdeño la vida del ser humano? todo me parece tan incongruente que con toda esta movida he llegado a un punto que no encuentro donde ubicar mi postura…
    Me alegro del resultado, como animalista, pero no pienso hacer leña de la tristeza que pueda sentir “el bando contrario” porque conmigo no me gustaría que lo hicieran.
    Un abrazo

  31. Si los antitaruinos , con lo sensibles que son, se pararan un poco a pensar y recapacitar, como lo hacemos los taurinos, aunque crean que todos vamos con boina, con las cejas juntas, y matando animales segun vamos por la calle y de verdad supieran lo que amamos a ese animal, de verdad.. El toro bravo vivió y creció en toda Europa, y el único país y región donde ha sobrevivido ha sido en España, y los antitaurinos dirán , clarooooooooo, porque quieren matarlo diviritiéndose en una plaza de toros, torturándolo; pues no, señores míos, el hecho de que haya sobrevivido el toro bravo es porque lo amamos, creemos que es el animal más bello que existe, y que ha nacido , crecido y muere como un animal poderoso, lleno de bravura y de genio, y que puede y debe hacer daño porque se tienen que defender, evidentemente. Como yo quiero este tipo de animal, lo prefiero mil veces así, que ver a un pequeño animal domesticado , llevado para aca y para alla, con una cadenita al cuello, y con una camisita como si fuera una persona. Quizá si los toros hablaran y vieran el final que les espera sin la tauromaquia (zoo’s, extinción de la raza brava, cebados como vacas para morir en un frio mataderoo) elegirian hacer callar todas esas bocas “pseudoecologistas ” y les mandarian a tomar por culo, por tomar partido por ellos sin habérselo pedido y abocándolos a la extinción.. Sí, porque si no existen las corridas de toros ni las taurimaquias, qué pasaría con este animal??,,, lo metemos en un zoo?, quizá en una reserva natural, tipo cavarceno?. Tendremos que hacerlos hablar para ver qué quieren con sus vidas los toros y los animales, pero me parece tan presuntuoso y tan hipocrita, decir lo que piensan y lo que siente un animal?, es que a los animales quizá les gustan vivir domesticados? alguien se lo ha preguntado? a lo mejor les da asco, y han perdido toda la bravura y salvajismo que tenian en su comienzo, por aguantar la sensibleria del ser humano, hipocrita y falsa. A muchos no les gusta que se mate un toro poniendolo banderillas o un estoque en el morrillo, porque es cruel , es que es menos cruel que lo maten en un matadero por la espalda y con una pistola, es que alguien le ha preguntado al animal?; un animal dicen los antitaurinos que es defendible si se le mata para comer, si se lo preguntamos a un animal, es cruel tambien matarlo para comerselo… dirá comete un nabo, o una lechuga, y que vamos a estar todos los humanos comiendo nabos y lechugas todo el dia??.,.. no se me parece todo una locura, y además lo mas gracioso que humanos y sensibles son los anti, pero creo que son los mas dictadores de todos, y solo ven su postura y ya…. y ademas con frases de “que te corten la lengua” jajaa, joder que persona más afable y sensible….!!

  32. Beto tienes toda la razón parece mentira que las mujeres apoyen esta barbarie, se supone que somos mas sensibles, no lo entiendo!

  33. En el Toro Bravo :
    La nobleza, el trapío y la fuerza provienen del macho.
    La bravura y la fijeza provienen de la hembra.

  34. Despues de haber leído todos los comentarios, queda patente la enorme diferencia que, en cuanto a educación, cultura y valores, reflejan unos y otros: los que se postulan en contra de los toros y aquellos que se declaran a favor. ¿Acaso es una casualidad que los antitaurinos, en su mayoría, cometan diversas faltas, además de utilizar expresiones soeces e incluso crueles, mientras que los que apoyan la Fiesta se expresan con una educación exquisita y un grado de cultura superior?
    Yo creo que es el reflejo claro y evidente de la sociedad actual…Las prohibiciones, las coacciones van siempre unidas a insultos y malas formas…

  35. Usted sr. Suarez si que demuestra pobreza intelectual, para usted la muerte y la sangre es cultura y arte.
    Soy absolutamente contrario a las corridas
    de toros, que son espectáculo abominable
    cuya crueldad imbécil es, para la multitud, una
    educación de sangre y lodo.

  36. Basta con echar un simple vistazo, y observar, que la retórica de algunos, no es ni mucho menos exquisita; como tampoco lo son la educación y el respeto al semejante. Es más, si por esos parámetros debiéramos juzgar a los comentaristas de este artículo, unos cuantos irían derechos a un correccional donde aprender las normas básicas de convivencia que han dejado ellos en el más absoluto desuso. La consecuencia inmediata de esa falta de educación es que afloran las carencias más indignas que una persona pueda tener.
    Dejando a un lado, creencias, religión, política, ideas, formas de pensar o de vivir… nos queda algo básico, inherente al ser humano, que pocas veces dejamos brotar y que sin duda nos diferencia de los animales: la razón.
    Mi intención no es defender mi postura, me declaro taurina, y nadie cambiará mi forma de pensar. Hoy mi reflexión va para aquellos que utilizan la palabra como atropello, la descalificación como argumento, y la intolerancia como prólogo y epílogo de una parrafada que, si poco me convencía, ahora mucho menos.
    Por supuesto que todos no tenemos los mismos pensamientos, eso sería tan aburrido como absurdo. Pero ya que disfrutamos de la capacidad de discurrir, empleémosla en hacerla digna del ser que representamos. Hay maneras y formas con las que algunos se pierden y realmente dan pena.
    La libertad de expresión está para hacer buen uso de ella. No la contaminen de esa manera.

  37. Estimado señor Suárez:
    Me da la impresión de que escribo éste correo un poco tarde (mes y medio de retraso) Pero a la vez pienso que éste asunto es de rabiosa actualidad y no puedo quedarme sin opinar.
    Considero oportuno decir que tengo 17 años y que soy catalana; causas por las cuales me veo inmiscuida en dos asuntos en los cuales nadie se ha dignado en preguntarme lo que pienso (el gobierno y por otra parte la generalitat): la prohibición de los toros y la ampliación de la ley del aborto permitiendo que niñas de 16 años (porque aún somos niñas en ese sentido) aborten sin consentimiento paterno y compren anticonceptivos libremente. Eso sí, no nos consideran lo suficientemente maduras como para conducir un coche o trabajar a jornada completa. No nos ayudan a responsabilizarnos de nuestros actos, sinó que simplemente nos dan los medios para cometerlos y después se desentienden de nosotros.
    Doy gracias a Dios y a mis padres por haberme dado la vida, porque si no lo hubieran hecho ahora no se lo estaría agradeciendo. ¿Qué es eso de que el feto no es un ser humano sinó un ser vivo? Puestos a considerarnos sólo seres vivos convertidos en seres humanos DURANTE la gestación, habría un 50% de posibilidades de que el feto se desarrollara como un perro, no? No es magia, es simplemente que somos seres humanos desde el momento de la fecundación.
    La negación de una realidad implica también que esa realidad exista. Así que los propios antiabortistas se contradicen.
    Hablando ahora de los toros, yo no me considero ni taurina ni antitaurina. Decir que estoy a favor de las corridas significaría que éstas causan problemas y yo no veo que causen ninguno. Yo, desde mi joven perspectiva nada ajena a debatir asuntos político-sociales, me atrevo a decir que por mucho que reivindiquen los antitaurinos lo contrario, ¿qué dignidad superior posee un toro para ellos que no pueda tener una mosca o una hormiga, “seres vivos” que nos dedicamos a exterminar sin contemplación alguna?, ¿Acaso se han preguntado si éstos también sufren?
    Somos seres humanos y necesitamos una causa por la que luchar, pero hay ciertas personas que a falta de formación humana no la enfocan a las personas y sí a los animales.
    Los animales nos proporcionan alimento, las plantas oxígeno y el ser humano le da un sentido a todo eso. Si no se le da el uso que le corresponde a cada cosa, no hay entonces motivo por el que discutir.
    Ésta prohibición no afecta únicamente a las convicciones que tenga cada uno, es un atentado en toda regla a la propia libertad de expresión que tan solemnemente nos legó el que es y será hasta el fin de la democracia en España el mejor presidente, Adolfo Suárez (por lo menos para mí).
    A mi entender, cuando un político apoya una opinión pública (aunque en éste caso es una MINORÍA) Es bien sabido que se une a las manifestaciones que éstos hagan a favor o en contra de una decisión. Yo no he visto a Artur Mas apostillado fuera de la Monumental de Barcelona demostrando su propia credibilidad en la causa antitaurina. Hay mucho más de política que de cultura en éste asunto, más del que quieren reconocer, pero ya se sabe que a veces el político recurre a la sofística y en éste caso se hace creer al fuerte sentimiento catalán que hay aquí, lo que no es.
    Ojalá sr.Suárez pueda tener yo el honor de que usted haya leído este correo, aunque a lo mejor se quede en el olvido sin que nadie lo haya leído. Pero espero que la casualidad se haga dueña de ésta situación y usted pueda leerlo.
    Con mis más cordiales y amistosos saludos.
    Un abrazo.
    Gracias. A usted y a su padre.

  38. Querida Bea:

    Lo he leído y me ha impresionado mucho tu argumentación. Ahí queda para todo el que quiera.

    Eres siempre muy bienvenida a esta ventana.

    Un cordial saludo,

    Adolfo

  39. ¡Yo sí que llego tarde a este tema!
    Acabo de descubrir este espacio, Adolfo. Por si acaso lo lee alguien, opino.
    Estoy en contra del aborto y a favor del arte taurino. Porque es eso, un ARTE, con mayúsculas.
    A continuación copio un artículo que aporté en su momento a la Plataforma de defensa de la Fiesta para poner mi granito de arena. (Quizá salga raro al copiarlo del PDF)
    Saludos cordiales y felices fiestas.

    “ANIMALES POLÍTICOS”

    Dicen que el Arte es subjetivo. Sólo así puede entenderse que lo que para muchos es una tortura
    caprichosa de animales para otros sea la expresión de un arte sublime.
    Tardes de sangre y arena, lucha y sudor, abantos y chicuelinas, pases de pecho y estocada final…
    Términos vacíos y estériles según sus detractores, pero llenos de profundo simbolismo y raigambre
    ancestral para sus amantes. Porque eso es precisamente el toreo: un duelo de amantes, una lucha entre naturalezas, una comunión entre la vida y la muerte, la nobleza y la bravura, la belleza y la
    pasión. Luego viene la política y lo trastoca todo.
    ¿Será casualidad que se asemejen en forma un coso taurino y el Congreso? ¿acaso porque ambos se dedican a lidiar faenas diversas? Desde luego embestidas hay en los dos sitios.
    Ahora y más que nunca la lucha está fuera del coso, en la calle, precisamente para que los cosos
    dejen de serlo por siempre jamás. En nombre del amor a los animales, se supone. Y digo bien se
    supone, porque si utilizan ese argumento todos deberíamos ser vegetarianos para que ningún animal
    sufra por nuestra causa. Llaman asesinos a los toreros cuando sus opositores mutilan sin piedad
    parte de la cultura intrínsecamente unida a España.
    Desde luego, si esos grupos ecolofanáticos hubiesen dado tanto la vara hace un par de siglos, nos habríamos quedado sin las magníficas estampas de Goya, de Lucas Villamil o de Picasso, y nos tendríamos que conformar con remontarnos a la Creta minoica donde daba sus primeros pasos el
    actual espectáculo de recorte taurino. Y mira que los griegos eran refinados y amantes de la cultura,
    pero nunca les dio por limitar las actividades lúdicas de sus conciudadanos. Adrien Brody tendría
    un papel menos en su carrera ya que no habría podido interpretar a Manolete. Hemingway no habría
    escrito su “Fiesta”. El mundo de la Moda y la Costura habrían perdido un legado maravilloso de trajes de luces y capotes. Tampoco habrían existido carteles taurinos tan bellos como los de Roberto Domingo o Mariano Benlliure. Y así podría seguir hasta mañana. Resulta curioso que en países tan lejanos como el exótico Japón sepan apreciar la belleza del toreo y haya algún que otro aficionado e incluso torero nipón, quizá resultado de extrapolar su milenario hanami a los toros.
    Quizá lo siguiente tras abolir las corridas en todo el país sería acabar con ellas en los países hispanoamericanos que también las celebran. Y luego, dedicar las difuntas Plazas a plantar coles a
    modo de invernaderos. Lo comento por eso de ser coherentes con el ecologismo apasionado del que
    hacen gala los colectivos antitaurinos. Si acaban con la Fiesta ¿qué será lo siguiente?
    Han ganado dos batallas, pero la guerra, si Dios quiere, la ganarán la cordura y la Cultura, y las
    tardes de sol, gloria y manoletinas de albero seguirán regalando su belleza a todos aquellos que
    sepan apreciarla.

    * A la memoria de mi abuelo, Don Ángel del Moral Velasco, Asesor taurino durante treinta y cinco años de la Plaza de Toros de Jaén.

  40. Adolfo, soy Bea, la catalana de 17.
    No quiero ser impertinente con mi propuesta pero le animaría a introducir una nueva entrada en blog.
    Como puede ver aquí hay gente que nos interesa debatir sobre algunos temas de actualidad y saber lo que usted opina.
    Tal vez no tenga tiempo ni ganas, pero por si le sirve de ayuda le doy una idea sobre de la que poder hablar y es la controversia en el tema de los controladores aéreos. Y la actitud del gobierno respecto a esta situación. No sé es una idea.
    Ojalá que casualmente lea este comentario, ya que me da la impresión de que tal vez haga algún tiempo que no se pasa por aquí.
    Gracias.

  41. Querida Bea:

    En primer lugar ¡Muy Feliz Navidad y todo lo mejor para el 2011!
    Muchas gracias también por la propuesta y por lo que ella conlleva de interés. Tiene razón en que tengo un poco abandonado el blog. Acabo de fusionar mi despacho profesional con otros dos despachos amigos y estoy plenamente volcado a esa tarea y a mi familia, por supuesto.
    Se que es una excusa parcial, siempre se puede sacar algo de tiempo para ello. La verdad es que el blog es una especia de altavoz interactivo de lo que publico en la prensa y hace tiempo que no lo hago. En gran parte, por la pereza que me produce la falta de grandeza y altura de miras de nuestros gobernantes, en general.
    No cae en saco roto su petición y le agradezco una vez más la “demanda” que me hace.
    Un muy cordial saludo,
    Adolfo

    PD.-Respecto a la opinión que me solicita, aunque sea muy someramente, me parece que se han combinado una falta de capacidad absoluta para resolver el problema planteado por los controladores a lo largo de todo este tiempo, con una especial habilidad para utilizar a ese colectivo (que ha obrado con extraordinaria torpeza y desacierto) con fines partidistas.
    Me parece increíble que se necesite el acudir a un recurso tan extraordinario como el estado de alarma para semejante situación. Solo lo explica la ineptitud del gobierno.
    Situaciones idénticas a esta, y aún peores, se han resuelto en este país sin acudir a ese recurso… En fin, ya está más cerca el cambio… al menos de director de orquesta.

  42. Aunque muy de vez en cuando… aparezco por aquí!! Un saludo y gracias de nuevo!

  43. oh vaya, gracias por contarme lo que ya se, no se que haría sin ti… ¿y? ¿es que no entiendes que todos estos temas son irrelevantes cuando el debate es el maltrato animal por diversión? en otro video estaré encantado de abordarlos pero es que no tienen que ver con las corridas de toros. Qué separatismo? a mi no me incluyas, mis intenciones son animalistas, antitaurinos hay en toda la geografía Española y fuera de ella. Y por cierto yo no me creo nada de lo que ningun gobierno diga.

  44. Todo lo cual no quiere decir que haya que ser escépticos respecto al futuro de los toros en Cataluña. La razón asiste a quienes defienden la continuidad de la fiesta y la batalla es muy posible que se acabe ganando, aunque sin las prisas ni la con velocidad que algunos desean. Otra carta que se puede jugar para levantar la prohibición es la del Tribunal Constitucional, ya que una vez aprobada la ILP , se resolverá este recurso de inconstitucionalidad para revocar la prohibición de los toros en aquella Comunidad Autónoma.

  45. La Fiesta Nacionales susceptible de subsumirse en diversas reglas competenciales, constitucionales y estatutarias, lo que no es sino lógica consecuencia de su carácter complejo, al tratarse de un fenómeno cultural, histórico, social, económico y empresarial. Se entrecruzan, por tanto, en su regulación, diversos títulos competenciales, lo que obligará, en cada caso, a determinar, cuál de todos ellos deba considerarse prevalente, para lo que tiene declarado el Tribunal Constitucional que habrá que estar a la finalidad concreta de cada norma, de los preceptos en cuestión (SSTC 49/1984, de 5 de abril, entre otras). Criterio perfectamente aplicable cuando nos encontremos frente a normas de regulación, a reglas que disciplinan la compleja actividad de que se trate (así, por ejemplo, en las regulaciones relativas a teatro o cinematografía), es decir, cuando se diseñe la forma, modo, tiempo y lugar en que una actividad pueda y deba desarrollarse. Ante ese tipo de normas reguladoras, efectivamente, habrá que ponderar en cada supuesto si debe prevalecer la norma autonómica o, por el contrario,la estatal. Ahorabien, en este caso, lejos de una norma reguladora de nada, lo que tenemos es simple, lisa y llanamente, una prohibición de plano de la propia actividad. Y, desde luego, si ese veto, si esa prohibición, invade una competencia, la que sea, cuya titularidad corresponde al Estado (lo que es el caso, como expondremos más adelante, y no una ni dos, sino unas cuantas), si la norma prohibitiva invade positivamente competencias estatales, o, negativamente, si se dicta en uso de supuestas competencias de las que el Parlamente Catalán carece, dicha norma será nula de pleno derecho al vulnerar el sistema de reparto competencial de nuestra vigente Constitución Española. Es el caso.

Deja una respuesta